LA VIRGEN DE LA PAZ PATRONA Y ALCALDESA PERPETUA, COMO MARCA LA TRADICIÓN, DESFILÓ EN UN HERMOSISIMO DOMINGO DE CORPUS, ACOMPAÑANDO A JESÚS SACRAMENTADO.

TEXTO: ANTONIO JOSÉ CANDÓN

-MEDINA SIDONIA

Calor, viento de levante, fervor, veneración, devoción, religiosidad en la fiesta religiosa más importante del municipio asidonense.

 Ambos pasos fueron escoltados por agentes de la Guardia Civil y funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía.

No podía ser de otra manera, el pueblo de Medina Sidonia gozó ayer domingo, a pesar del auto invitado e indeseable viento de levante, de una tarde plena de gloria, emoción, alegría o solemnidad, el desfile procesional de la artística y valiosísima custodia de plata mexicana de siglo XVI y manifestador de oro portando a Jesús sacramentado y como marca una antigua tradición desde tiempos inmemoriales, la Santísima Virgen de la Paz, Patrona y Alcaldesa Perpetua de la ciudad con bastón de mando y medalla de oro macizo que la acredita como tal.

 

 Es sin duda la fiesta religiosa más esperada e importante de cuantas se celebran en el municipio en el año y la única vez que se produce el reencuentro de la Madre de Dios con sus hijos en las calles de Medina.

 

La del domingo fue una jornada religiosa esplendida, edificante, emotiva, solemne y devota, con mucha gente en las aceras, plazas y calles del recorrido o simplemente desfilando a los lados o detrás de los pasos. El molesto e indeseable viento de levante, obligaron a la Junta de Gobierno de la Hermandad, que lleva el nombre de la Patrona, previo consenso con el Párroco de Santa María la Coronada a reducir o cambiar parte del recorrido, para evitar de esta manera, que la valiosísima custodia y la Imagen de la Patrona sufrieran daños importantes.

 

 Los asidonenses y cientos de visitantes no se quieren perder esta incomparable cita anual, donde la Patrona y Alcaldesa Perpetua, sale por única vez en todo el año como cada fin de  primavera  ya en puertas de la nueva estación veraniega,  para producirse el emotivo  reencuentro con sus hijos y recorrer todos y cada uno de las más  hermosas y bellas calles e insospechados rincones del conjunto monumental,  histórico artístico de la ciudad, especialmente el bellísimo barrio de Santa María.

 

Es una antiquísima tradición que cada año se repite en las principales calles de Medina. Un antiguo privilegio eclesiástico permite que en la festividad del Corpus Christi, desfilen Jesús Sacramentado y María en horario de tarde.

 

En la mayoría de los municipios la Solemnidad y Suntuosidad de esta Conmemoración se celebra en horario matutino.  En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Medina Sidonia, ese viejo privilegio,  permite hacerlo desde siempre, cuando comienza a caer la tarde. También es cierto que recientemente otros pueblos celebran la festividad en horario vespertino, pero no gozaban de esa prerrogativa, facultad, concesión u honor eclesiástico.

 

 La fiesta religiosa  del domingo se inició desde bien temprano cuando los artísticos balcones, cierros y ventanas de hierro forjado por donde luce el cortejo amanecieron engalanados con estandartes, banderas y guiones de la Virgen, colchas, mantones de Manila, las enseñas nacional, andaluza o la local, macetas, flores y toda clase de colgaduras anunciando la inminente celebración del Corpus Christi.

 

Por otra parte todas las calles por donde pasa el cortejo procesional poco después del mediodía fueron alfombradas con flores y regadas con romeros expandiéndose por todo el ambiente un agradable olor que se prolonga hasta altas horas de la noche.

 

Por tal motivo el desfile procesional en la localidad asidonense la conmemoración del Corpus tiene un sabor especial y acoge a cientos de visitantes y curiosos.

 

Los cultos religiosos, previo a la procesión se iniciaron a las cinco y media con una Solemne celebración Eucarística, tras la cual, los repiques de las campanas de la Monumental de Santa María, anunciaron la salida del primero de los pasos. Estos repiques se repitieron en todas y cada unas de las iglesias por donde pasaba el cortejo.

 

Sobre las seis y media de la tarde por el Claustro de la Iglesia Mayor aparecieron los primeros participantes, para el inició el cortejo procesional con el grandioso paso de la Patrona bajo palio, luciendo en su cuello la medalla de oro macizo y en  sus manos el bastón de mando que le acreditan como Alcaldesa Perpetua. La Virgen fue bellamente vestida de fiesta con saya de color blanco y valiosísimo manto de terciopelo verde agua bordado en oro, con una paloma de gran valor del mismo hilo de oro y ribetes del mismo material en su parte de atrás.  El paso lo portan alrededor de 40 costaleros debidamente uniformado, a las ordenes un gran equipo y experimentados capataces: José María Ortega, Antonio Fernández, José María Ocaña y Miguel Ängel Moreno.

 

El trono fue exornado con varios juegos de ánforas, centros y jarrones de plata vieja con rosas, margaritas, liliums orientales de color blanco por los decoradores de la Hermandad de la Virgen,  Pepe Mota Mari Paz Astorga y Maribel Mota, entre otros.

 

Podo después compareció por el Claustro de Santa María la artística y valiosísima custodia de plata mexicana del siglo XVI, en cuyo interior porta el manifestador de oro con la Sagrada forma de Jesús Sacramentado. El paso decorado por el equipo de mayordomía de la Hermandad del Cristo de la Sangre, al mando del Mayordomo Antonio Jesús García, con claveles, lisianthus, margaritas, paniculatas, helechos, las espigas de trigo y uvas.  Lo portan una cuadrilla de una veintena de hombres a las órdenes de los capataces Cayetano Guerrero y Manuel Valiente.

 

Los dos pasos fueron marcialmente escoltados por miembros de diversas graduaciones de la Guardia Civil y por funcionarios del Cuerpo Nacional de Policia, pertenecientes a la Asociación “Santo Ängel” de Jerez de la Frontera.

 

Toda las Hermandades de Gloria y Penitencia instalaron a lo largo del recorrido bellísimos altares en las calles, casas puertas, zaguanes, que no hacen, sino darle mayor lucidez al cortejo procesional si cabe.

 

Debido al viento de levante, la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre, quizás uno de los más llamativos y hermosos, gracias a las primorosas manos de Antonio Jesús García y su equipo, fue instalado en el artístico y monumental Arco de Belén.

 

El conjunto estaba presidido por la imagen de San José y sus lados San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier de las Indias y en la parte inferior el Divino Infante.

 

En la parte central del altar destacaba una cartela con la imagen de la Virgen del Rosario, en conmemoración del 150 aniversario de la proclamación de la Patrona de Cádiz y los 70 años de su Coronación Canoníca.

 

 Delante del Santísimo y la Virgen desfilaron los niños que este año han hecho la primera comunión, una sección de pequeños vestidos de Ángeles; así como todos los guiones,  estandartes y representaciones de todas las hermandades y cofradías de gloria y penitencia de Medina.

 

Si por algo también destaca el cortejo procesional del Corpus asidonense, es el bello recorrido por sus calles con muchos años de historia, de empinadas cuestas, muy estrechas y de cerradas esquinas, todas ellas en casco antiguo de la Ciudad y especialmente el estrecho y peligroso Arco, donde los cargadores realizan un gran trabajo o las subidas, Victoria abajo en dirección a la esquina de Victoria con San Francisco de Paula y la entrada triunfal del Llanete, con su magnífica casa palacio del XVIII,  Siñigo (otra calle con muchas dificultades donde los respiraderos y palio rozan a lo justo las paredes una enfrente de otra, Cevantes, Alonso Picazo ( otra calle muy bella tambie´n con una casa-palacio con escudo señorial en su fachada de fondo), Nuestra Señora de la Paz, plaza de Las Descalzas y San José donde se encuentra el Convento de clausura de Jesús, María y José, para entrar en la plaza de la Iglesia Mayor y su recogimiento, como queda dicho en un ambiente de profunda alegría, devoción, respeto, religiosidad, gloria y amor hacía Jesús Sacramento y su Santísima Madre, bajo la advocación de la Paz.

 

Además del párroco y director espiritual de la Hermandad de la Virgen, Jesús García,  la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Virgen,  que manda Felix Tineo, presidió la procesión el teniente de Alcalde de Medina Sidonia, en representación del primer edil, Antonio de la Flor, con bastón de mando, también como manda una antigua tradición. Del mismo modo en el cortejo participaron la banda de la Unión Musical Asidonense (UMA), bajo la dirección de Alex Rey.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s